Investigación

Derechos humanos de las personas de edad

Materiales sobre protección de los derechos humanos de las personas mayores. Proceso de envejecimiento.

 

NOVEDAD 2015: Convención Interamericana sobre la Protección de los derechos humanos de las PERSONAS MAYORES (O.E.A.) Adoptada el 15/6/2015. TEXTO OFICIAL

Fue aprobada por la XVL Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (O.E.A.) con la firma de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay. Necesita la ratificación de dos países para entrar en vigor.

De este modo, la institución hemisférica cuenta con un instrumento regional jurídicamente vinculante que protege los derechos humanos de las personas mayores y fomenta un envejecimiento activo en todos los ámbitos. 

La presente Convención entrará en vigor el trigésimo día a partir de la fecha en que se haya depositado el segundo instrumento de ratificación o adhesión en la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos. (art.37 C.I.P.D.H.P.M.)


Experta Independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad: En mayo de 2014, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas  designó a la Sra. Rosa Kornfeld-Matte como la primera Experta Independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad.

A/HRC/27/46 - 24/7/2014 Primer Informe Anual de la Experta Independiente sobre observaciones preliminares sobre el mandato (27ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas)

 

Recomendación General N° 27  sobre las mujeres de edad y la protección de sus derechos humanos (CEDAW Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer - ONU):

En esta Recomendación General N° 27 sobre las mujeres de edad y la promoción de sus derechos humanos (16/12/2010 - CEDAW/C/GC/27), el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer estudia la relación entre los artículos de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (ONU) y el envejecimiento, en virtud de que la edad es uno de los motivos por los que la mujer puede sufrir múltiples formas de discriminación, al no reconocerse su contribución a la vida pública y privada como dirigentes de sus comunidades, empresarias, cuidadoras, asesoras y mediadoras, entre otras funciones, no tiene precio.

Se señalan las múltiples formas de discriminación a que se enfrentan las mujeres a medida que van envejeciendo, se explica el contenido de las obligaciones que deben asumir los Estados partes con respecto al envejecimiento con dignidad y los derechos de las mujeres de edad, y se formulan recomendaciones de política para incorporar las respuestas a las preocupaciones de las mujeres de edad en estrategias nacionales, iniciativas de desarrollo y medidas positivas, de manera que estas mujeres puedan participar plenamente en la sociedad, sin discriminación y en pie de igualdad con los hombres.

Antecedentes relevantes: Observaciones generales Nº 6, relativa a los derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores (1995), y Nº 19, sobre el derecho a la seguridad social (2008), del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ONU

 

Dos titulares de mandatos de procedimientos especiales de Naciones Unidas han considerado la situación de las personas de edad dedicando a su situación dos estudios temáticos exclusivos, a saber la Experta independiente encargada de la cuestión de los derechos humanos y la extrema pobreza, en 2010 (A/HRC/14/31) y el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, en 2011 (A/HRC/18/37):

A/HRC/18/37 4/7/2011 Estudio temático sobre el ejercicio del derecho a la salud de las personas mayores realizado por el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Anand Grover:

Destacando el considerable ritmo de envejecimiento del mundo, en el estudio del Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, se recomienda un cambio de paradigma (párrafos 5-18) según el cual la sociedad debe dejar de aspirar exclusivamente a que sus ciudadanos envejezcan de manera saludable y comenzar a promover un envejecimiento activo y digno, que esté planificado al igual que cualquier otra etapa de la vida del individuo y reciba el mismo apoyo.

El envejecimiento activo y digno de las personas mayores exige reformular el concepto de "envejecimiento" que tiene la sociedad para poner más énfasis en la participación continua de las personas mayores en los ámbitos social, económico, cultural y cívico, así como en sus aportaciones continuas a la sociedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el "envejecimiento" como el "proceso de cambio progresivo de la estructura biológica, psicológica y social de las personas".

El Relator Especial considera que el punto de vista dominante, que considera al envejecimiento un problema biomédico, conduce a la desafortunada idea de que el envejecimiento es un fenómeno anormal o patológico, al equiparar edad avanzada con enfermedad. Esta idea no solo es incompatible con el enfoque holístico de la salud humana, sino que también contribuye a perpetuar la impresión de que las personas mayores son personas dependientes y enfermas. Por lo que atañe a la salud de las personas mayores, el Relator Especial opina que debe haber un cambio de paradigma, que sustituya la idea de que las personas mayores son una "carga social" por la idea del proceso de "envejecimiento activo" y que permita reorientar nuestras concepciones acerca del envejecimiento para centrarlas en las aportaciones continuas de las personas mayores a la sociedad. Según la OMS, el envejecimiento activo pretende optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad de las personas mayores, a fin de mejorar su calidad de vida. La palabra "activo" se refiere, pues, a la continua participación en actividades sociales, económicas, culturales y cívicas, y no solo a la capacidad de mantenerse activo físicamente o a formar parte de la población activa desde el punto de vista laboral.

En el 18 Periodo de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos, se abordará el estudio temático preparado por el Relator Especial, en una mesa redonda, y considerará la posible adopción de nuevas medidas sobre ese tema. Se invitó a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Organización Mundial de la Salud, los miembros del Comité Asesor y otros órganos y organismos competentes de las Naciones Unidas a participar en un diálogo interactivo sobre el estudio en el Consejo. El Consejo tendrá ante sí el estudio del Relator Especial Anand Grover (A/HRC/18/37).

 


Consentimiento informado

61. La garantía del consentimiento informado es un aspecto fundamental del respeto por la autonomía de la persona, su libre determinación y su dignidad humana. El consentimiento informado requiere varios elementos de derechos humanos que son indivisibles e interdependientes y están interrelacionados. Además del derecho a la salud, están el derecho a la autonomía, el derecho a la no discriminación, el derecho a no ser objeto de experimentos no consentidos, la seguridad y la dignidad de la persona humana, el reconocimiento ante la ley, la libertad de pensamiento y expresión y la libertad reproductiva. La autonomía, la integridad física y el bienestar de la persona son esenciales en el ámbito del derecho a la salud. En él se consideran la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de la información en materia de salud como elementos  fundamentales de ese derecho, que se define como "derecho de solicitar, recibir y difundir información e ideas acerca de las cuestiones relacionadas con la salud" (E/C.12/2000/4, párr. 12). En un informe a la Asamblea General, el Relator Especial definió el consentimiento informado como "una decisión voluntaria y suficientemente informada que protege el derecho del paciente a participar en la adopción de las decisiones médicas y atribuye a los proveedores de servicios de salud deberes y obligaciones conexos" (A/64/272, párr. 9).

62. La información sobre las cuestiones relacionadas con la salud ha de ser de la más alta calidad, libremente disponible sobre bases no discriminatorias, accesible de acuerdo con las necesidades de comunicación particulares de la persona (incluidas las circunstancias especiales físicas o culturales) y presentada de una manera aceptable desde un punto de vista cultural o de otra índole para la persona que ha de otorgar el consentimiento (ibid., párr. 23). El consentimiento informado requiere que la comunicación se adapte a los distintos niveles de comprensión y no sea demasiado técnica, compleja, precipitada o se realice en un idioma, una forma o un contexto que sea incomprensible para el paciente. Ello es particularmente cierto y necesario en el caso de los grupos de población vulnerables, como las personas mayores, que pueden requerir atención, explicaciones o asistencia adicionales cuando reciban información sobre salud de las personas que las cuiden como pacientes antes del tratamiento, para entender esa información adecuadamente.

63. En las evaluaciones realizadas se ha comprobado que hay un déficit en la información que se facilita a las personas mayores para ayudarlas a tomar una decisión informada, sobre todo a aquellas cuya educación es menos académica37. Algunos trabajadores de la salud pueden hacer caso omiso de la especial vulnerabilidad de las personas mayores y no obtener el consentimiento informado adecuadamente, pues ello puede resultar más complicado de lo habitual. La aplicación de un enfoque uniforme a las personas mayores suele ser inadecuada. Se requiere un enfoque más personalizado e individualizado, en el que se tengan en cuenta consideraciones de edad, para atender mejor las necesidades de ese grupo. Ello implica no limitarse a impartir a esas personas unos conocimientos básicos sobre la salud, que no garantizan debidamente su derecho a la salud, y proporcionarles, en cambio, una información, un concienciamiento y una educación sanitarios mucho mayores, quizá por medio de redes de compañeros.

64. Además del desequilibrio de poder, experiencia y confianza que se da intrínsecamente en la relación entre el médico y el paciente, las desigualdades estructurales pueden hacer peligrar gravemente el carácter voluntario o informado del consentimiento (ibid., párr. 45). A fin de proteger los derechos de las personas mayores, los Estados deben establecer mecanismos de apoyo adecuados que ayuden a superar las dificultades para lograr el consentimiento informado, entre ellos mecanismos participativos y de asesoramiento exhaustivo.

65. El papel de los profesionales de la salud es fundamental para garantizar el consentimiento informado. En muchos casos, los trabajadores de la salud carecen de formación sobre cómo comunicar información sanitaria a las personas mayores, que pueden tener necesidades especiales que muchas veces quedan insatisfechas. Las instituciones de enseñanza y capacitación médicas deben incorporar, en sus programas de estudios, la educación sobre el consentimiento informado de las poblaciones vulnerables y sus necesidades particulares. Los problemas estructurales, como la cantidad de tiempo de que disponen los médicos y los trabajadores de la salud para consultar con los pacientes, también frustran los esfuerzos encaminados a obtener el consentimiento informado. Las personas mayores pueden necesitar más atención y asistencia para entender plenamente las consecuencias de la información sobre salud que se les expone, lo que puede hacer que se vean especialmente afectadas por la escasez de tiempo de consulta. En general, toda persona debería recibir un tratamiento individualizado y debería revisarse periódicamente su estado de salud, incluida su medicación.

66. La denegación persistente del derecho al consentimiento informado podría constituir una forma de maltrato físico y psicológico de las personas mayores, que están mucho más expuestas a recibir tratamiento y atención sin su consentimiento. Esta situación se ve agravada por la discriminación dirigida contra esas personas, que en algunos casos pueden tener disminuida la capacidad de dar su consentimiento al tratamiento. El Relator Especial ha indicado anteriormente que se abusa de los ancianos por la ignorancia y el desamparo que se piensa que padecen y por su fragilidad física o mental real, como la que causan enfermedades degenerativas que disminuyen su capacidad para dar un consentimiento informado (A/64/272, párr. 51). También afrontan, más frecuentemente, situaciones en las que se requiere su consentimiento informado y, en las que, por lo tanto, la posibilidad de que se cometan infracciones y abusos es mayor.

67. Las autoridades nacionales no suelen promulgar leyes ni formular políticas para intentar resolver los problemas particulares relativos al consentimiento informado y las personas mayores. El problema de la legislación sobre las personas mayores y el derecho a la salud es particularmente agudo en los países en desarrollo, que suelen carecer de una normativa adecuada con respecto a la tutela o el consentimiento. En algunos países, el requisito legal del consentimiento informado se elude recurriendo a los procedimientos de tutela incluso en casos de incapacidad parcial y sustituyendo el consentimiento del paciente por el de su tutor. El derecho a la salud exige que los Estados respeten, protejan y satisfagan ese derecho, y a ellos les corresponde elaborar políticas y marcos por medio de los cuales puedan cumplirse los requisitos de ese derecho en el caso de las personas mayores. Es importante establecer salvaguardias para garantizar el consentimiento informado de esas personas en el ámbito de la tutela y fortalecer capacidad que tienen de comprender y hacer uso, de manera plena, de la información sobre la salud (Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, art. 12 3) y 4).

68. El Relator Especial considera que la cuestión del consentimiento informado de las personas mayores es cada vez más importante, dado el envejecimiento mundial y los consiguientes problemas sociales. Considera también que deberían elaborarse directrices internacionales y regímenes nacionales para regular las prácticas y garantizar que se apoye a las personas mayores para que tomen decisiones informadas en materia de atención de la salud. Además, convendría crear grupos de compañeros que proporcionen a las personas mayores información antes de su visita a un médico o a otro profesional de la medicina para que las trate, lo que podría ayudar a superar los problemas más urgentes, como la falta de formación.

69. El Relator Especial señala la importancia de sensibilizar y empoderar a las personas mayores, a fin de fortalecer su participación en la formulación de las políticas de salud y en la creación de redes por medio de las cuales esas personas puedan acceder a información sobre la salud más fácilmente. También es importante que esas personas estén en condiciones de comprender plenamente la información sobre su salud y de tomar decisiones voluntarias e informadas a partir de esa información. Es deber del Estado encontrar y aplicar fórmulas nuevas e innovadoras para atender a las personas mayores, idear fórmulas sensibles a la edad para facilitarles información relacionada con la salud y fomentar la participación de esas personas. 38 Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, art. 12 3) y 4).

párrafos 61 a 69 del Estudio temático sobre el ejercicio del derecho a la salud de las personas mayores realizado por el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Anand Grover (A/HRC/18/37 4/7/2011)

 



 

E/2012/51 Informe de la Alta Comisionadas de Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de derechos humanos de las personas de edad (2012)


"Millions of older persons are denied their rights", declaración emitida por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 1º de octubre de 2010: En una declaración formulada con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Sra. Navi Pillay, señaló la urgente necesidad de mejorar la protección jurídica de las personas mayores, un segmento creciente de la sociedad que era, a menudo, el más vulnerable y marginado, y subrayó que "la comunidad de derechos humanos había tardado en darse cuenta de que ya no podían pasarse por alto los derechos de las personas mayores en el plan de actuación mundial ni en las medidas de promoción de ámbito nacional"

 


Hacia la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas de Edad:

Análisis del estado de desarrollo del derecho internacional en relación con las personas de edad:

 PROPUESTA DE ESTRATEGIA PARA AVANZAR, DESDE LA PERSPECTIVA DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, HACIA UNA CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS DE EDAD  -  LC/L.3220 (CEP.2010/5) - 10 de mayo de 2010

(Comité Especial de la CEPAL sobre Población y Desarrollo - Santiago de Chile - 12 a 14 de mayo de 2010)

 


DescargarII Reunión de Seguimiento de la Declaración de Brasilia: Hacia una Convención sobre los Derechos de las Personas Mayores -  Buenos Aires, Argentina, 21 y 22 de mayo de 2009. Especialmente:  LINEAMIENTOS PARA LA ELABORACIÓN DE UNA CONVENCIÓN

 DescargarIII REUNION DE SEGUIMIENTO DE LA DECLARACIÓN DE BRASILIA. POR LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS MAYORES  - Santiago de Chile, 5 y 6 de octubre de 2009


 

DescargarEnvejecimiento, derechos humanos y políticas públicas. Adaptación y actualización del documento titulado “Informe sobre la aplicación de la Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento”,  que fue presentado en la segunda Conferencia regional intergubernamental sobre el envejecimiento en América Latina y el Caribe, realizada en Brasilia en diciembre de 2007.  Publicación de Naciones Unidas. CEPAL. Abril 2009.

DescargarTemario anotado - Naciones Unidas CEPAL  (II Conferencia Regional Intergubernamental sobre el Envejecimiento, Brasilia, 4 al 6/12/2007)

 

El objetivo de la Segunda Conferencia es examinar los logros relativos a la aplicación de los compromisos internacionales contraídos por los países miembros de la CEPAL en la Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento. Asimismo servirá para identificar y analizar las prioridades futuras de desarrollo de la Estrategia, y definir la contribución regional en el proceso global de revisión y evaluación de Madrid+5

Los temas que se abordarán durante la Conferencia tienen como marco de referencia el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (MIPAA) y su Estrategia Regional para América Latina y el Caribe; así como los acuerdos establecidos en torno a la situación de las personas mayores en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (Cairo, 2004) y en la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995).

El tema global del primer examen y evaluación de la aplicación del Plan de Acción de Madrid es “Hacer frente a los desafíos y las oportunidades del envejecimiento”.

Los debates de la Conferencia tendrán lugar en una sesión plenaria permanente, e incluirán cuatro sesiones temáticas, referidas a los siguientes temas:

Área prioritaria I: Personas de edad y desarrollo
Área prioritaria II: El fomento de la salud y el bienestar en la vejez
Área prioritaria III: Creación de un entorno propicio y favorable
Aplicación y seguimiento de la Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento.

Perspectiva de derechos y "bottom-up approach": Estas temáticas se abordarán desde la perspectiva de la protección y el ejercicio de los derechos en la edad avanzada en las áreas prioritarias de la Estrategia Regional del Envejecimiento, adoptandose además el enfoque basado en  la participación de los interesados, conocido como  “bottom-up approach”  -de abajo arriba. Se   se define como un proceso inclusivo, que apunta a que los países involucren creativamente a las organizaciones de la sociedad civil, a las propias personas mayores, a las entidades del Estado a nivel local, al mundo académico y a los organismos de cooperación internacional, a fin de conseguir que las personas afectados por las políticas en elaboración puedan expresar sus opiniones, agregando insumos cualitativos significativos en el proceso hacia la toma de decisiones.

Se considera que los procesos participativos mejoran el diseño de los proyectos, contribuyen a la resolución de conflictos, facilitan el aprendizaje social y la innovación, fortalecen las instituciones locales, promueven la equidad y una mejor evaluación de los resultados de las iniciativas.

El Banco Mundial define el proceso participativo como aquel "por el cual las partes interesadas ejercen influencia y participan en el control de las iniciativas de desarrollo y en las decisiones y recursos que las afectan”. Por su parte, el BID considera que la participación “habilita y pone en acción a las personas como actores y supervisores de su propio desarrollo”.

Informe sobre la aplicación de la Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (CELADE/CEPAL ): Documento preparado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE)- División de Población de la CEPAL, en cumplimiento de la resolución 616(XXXI) de la CEPAL de 2006, en que se le solicita preparar la documentación sustantiva de la segunda Conferencia regional intergubernamental sobre envejecimiento, que se llevará a cabo en Brasilia, Brasil, del 4 al 6 de diciembre de 2007.
El objeto de este documento es presentar y analizar la información disponible sobre el proceso de envejecimiento demográfico, la situación de la población adulta mayor y los avances alcanzados por los países en la aplicación de la Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre Envejecimiento

DescargarPresentación  de Dirk Jaspers-Faijer,  Director del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) de la División de Población de la CEPAL, sobre el Informe sobre la aplicación de la Estrategia regional de  implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento 

DescargarPresentación con comentarios de Dirk Jaspers-Faijer, "Estudio Económico y Social Mundial 2007. El desarrollo en un mundo que envejece"

 Declaración de Brasilia - 6/12/2007

Descargar  Estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, adoptada en la Conferencia Regional Intergubernamental sobre el Envejecimiento, realizada en Santiago de Chile del 19 al 21/11/2003. La Conferencia se originó en la necesidad de dar seguimiento a la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, desarrollada en abril de 2002, en la que se aprobaron los textos de la  Declaración Política y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento,

Descargar Informe de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento Madrid, 8 a 12 de abril  de 2002. (A/CONF.197/9). (23/5/2002)  

Contiene los textos de la  Declaración Política y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, aprobados por la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento el 12/4/2002.

La Declaración Política de Madrid establece que para complementar los esfuerzos nacionales para ejecutar en su totalidad el Plan de Acción Internacional, es esencial una cooperación reforzada.  Reconoce que el mundo está experimentando una transformación demográfica sin precedentes, que desafía a todas las sociedades a dotar de más oportunidades a las personas mayores.

El objetivo del Plan de Acción de Madrid consiste en que la población pueda envejecer en todas partes en condiciones de seguridad y dignidad y que las personas de edad puedan continuar participando en sus respectivas sociedades como ciudadanos con plenos derechos.   Asimismo, el documento se centra en la eliminación de la violencia y la discriminación de las personas mayores, la igualdad de género, la importancia vital de la familia, la asistencia sanitaria y la protección social de las personas mayores

 Resumen de la Declaración política y  del Plan de Acción de Madrid


Documentos de interés:

DescargarPlan de acción internacional de Viena sobre envejecimiento aprobado en la  Asamblea Mundial sobre el envejecimiento, 26/7 a 6/8/1982, Viena, Austria.  El también conocido como Plan Internacional o Plan de Viena  es el primer instrumento internacional sobre envejecimiento para la orientación y formulación de políticas y programas sobre la cuestión, en el marco de  los derechos proclamados en los pactos de derechos humanos.  Fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1982 (resolución  37/51).   Contiene 62 recomendaciones, muchas de las cuales están directamente relacionadas con el Pacto.

 Principios de las Naciones Unidas en favor de las personas de edad, aprobados por la Asamblea General de las Naciones Unidas (resolución 46/91) el 16 de diciembre de 1991,  sirven de orientación respecto de la independencia, la participación, los cuidados, la autorrealización y la dignidad de esas personas.

Descargar Observación General Nro.6 sobre "Los derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores",  del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1995.

"10. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales no contiene ninguna referencia explícita a los derechos de las personas de edad, excepto en el artículo 9, que dice lo siguiente: "los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a la seguridad social, incluso el seguro social" y en el que de forma implícita se reconoce el derecho a las prestaciones de vejez. Sin embargo, teniendo presente que las disposiciones del Pacto se aplican plenamente a todos los miembros de la sociedad, es evidente que las personas de edad tienen derecho a gozar de todos los derechos reconocidos en el Pacto. Este criterio se recoge plenamente en el Plan de Acción Internacional de Viena sobre el Envejecimiento. Además, en la medida en que el respeto de los derechos de las personas de edad exige la adopción de medidas especiales, el Pacto pide a los Estados Partes que procedan en ese sentido al máximo de sus recursos disponibles."

"13. Por consiguiente, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales es de la opinión que los Estados Partes en el Pacto están obligados a prestar especial atención al fomento y protección de los derechos económicos, sociales y culturales de las personas de edad. A este respecto, la propia función del Comité adquiere más importancia por el hecho de que, a diferencia de otros grupos de población, tales como las mujeres y los niños, no existe todavía ninguna convención internacional general relacionada con los derechos de las personas de edad y no hay disposiciones obligatorias respecto de los diversos grupos de principios de las Naciones Unidas en esta materia."

1999 Año internacional de las personas de edad, Asamblea General de las Naciones Unidas .  La Asamblea General en su Proclamación sobre el Envejecimiento de 1992 (resolución 47/5, anexo), decidió observar el año 1999 como Año Internacional de las Personas de Edad - A/RES/47/05.

En 1992 y como conmemoración del 10 aniversario de la aprobación del Plan de Acción Internacional de Viena por la Conferencia sobre el Envejecimiento, la Asamblea General adoptó la "Proclamación sobre el Envejecimiento", ( Resolución  de la Asamblea General  A/RES/47/5 del  16/10/1992) en la que se instaba a apoyar las iniciativas nacionales sobre el envejecimiento a fin de que se preste apoyo adecuado a las contribuciones, mayormente no reconocidas, que aportan las mujeres de edad a la sociedad y se aliente a los hombres de edad para desarrollar las capacidades sociales, educativas y culturales que no pudieron tal vez desarrollar durante los años en que debían ganarse la vida; se alienta a todos los miembros de las familias a que presten cuidados, se amplíe la cooperación internacional en el contexto de las estrategias para alcanzar los Objetivos Mundiales del Envejecimiento para el año 2001, y se proclama el año 1999 Año Internacional de las Personas de Edad, "en reconocimiento de la llegada de la humanidad a su madurez demográfica y de la promesa que ello encierra de que maduren las actitudes y las capacidades en la esfera social, económica, cultural y espiritual, en particular para el logro de la paz mundial y el desarrollo en el próximo siglo."

El concepto de "una sociedad para todas las edades", formulado como tema del Año Internacional de las Personas de Edad, que se celebró en 1999, tenía cuatro dimensiones: el desarrollo individual durante toda la vida; las relaciones multigeneracionales; la relación mutua entre el envejecimiento de la población y el desarrollo; y la situación de las personas de edad.

El Año Internacional contribuyó a promover la conciencia de esos problemas, así como la investigación y la acción en materia de políticas, en todo el mundo, inclusión hecha de los esfuerzos por incorporar las cuestiones relacionadas con el envejecimiento a las actividades de todos los sectores y promover oportunidades relativas a todas las fases de la vida.

1992 "Objetivos mundiales sobre el envejecimiento para el año 2001: Estrategia práctica", informe del Secretario General (A/47/339),aprobados por la Asamblea General en su resolución A/RES/47/86 -22/3/1993 -  Ejecución del Plan de Acción Internacional sobre el Envejecimiento: integración de las personas de edad en el desarrollo.

Descargar el Informe de la Segunda Asamblea Mundial sobre el  Envejecimiento Madrid, 8 a 12 de abril de 2002. (A/CONF.197/9). Contiene  la Declaración Política y el Plan de Acción Internacional Madrid sobre  Envejecimiento. Informe de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, Madrid, 8 a 12 de abril de 2002. (A/CONF.197/9). (23/5/2002)  

Contiene los textos de la  Declaración Política y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, aprobados por la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento el 12/4/2002.

La Declaración Política de Madrid establece que para complementar los esfuerzos nacionales para ejecutar en su totalidad el Plan de Acción Internacional, es esencial una cooperación reforzada.  Reconoce que el mundo está experimentando una transformación demográfica sin precedentes, que desafía a todas las sociedades a dotar de más oportunidades a las personas mayores.

El objetivo del Plan de Acción de Madrid consiste en que la población pueda envejecer en todas partes en condiciones de seguridad y dignidad y que las personas de edad puedan continuar participando en sus respectivas sociedades como ciudadanos con plenos derechos.   Asimismo, el documento se centra en la eliminación de la violencia y la discriminación de las personas mayores, la igualdad de género, la importancia vital de la familia, la asistencia sanitaria y la protección social de las personas mayores.

DescargarEl 16/1/2003 mediante la resolución A/RES/57/167, la Asamblea General de las Naciones Unidas hace suyos la Declaración Política y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento 2002, aprobados por consenso por la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento el 12 de abril de 2002.

 Documentos del sitio Segunda Asamblea Mundial sobre Envejecimiento, Madrid, 8 a 12/4/2002

DescargarEstrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, adoptada en la Conferencia Regional Intergubernamental sobre el Envejecimiento, realizada en Santiago de Chile del 19 al 21/11/2003. La Conferencia se originó en la necesidad de dar seguimiento a la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, desarrollada en abril de 2002.

Descargar Informe de la Conferencia Regional Intergubernamental sobre Envejecimiento: hacia una estrategia regional de implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (26/2/2004).

Descargar Estrategias para abogar en favor de las personas mayores, documento publicado por la CEPAL, N°75  de la Serie Población y Desarrollo, abril 2007.  Esta serie publica los resultados de las investigaciones aplicadas del CELADE ( Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía ) - División de Población  de la CEPAL -  acerca de las interrelaciones entre la dinámica demográfica y el desarrollo social y económico en América Latina. 

DescargarCalendario propuesto para el primer ciclo de examen y evaluación del Plan de Acción de Madrid (2006-2008)

 DescargarMensaje del Secretario General de Naciones Unidas en el  Día Internacional de las Personas de Edad (1/10/2007): "Este año el tema del Día Internacional de las Personas de Edad pone de relieve los problemas y oportunidades que representa el envejecimiento".

"El papel de las personas de edad en el desarrollo económico y social es un elemento importante del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, por cuanto promueve la democracia y los derechos de las personas de edad mediante su participación en todos los aspectos de la sociedad. Este año celebramos el quinto aniversario del Plan de Madrid y la iniciación de su primer examen y evaluación. Tiene importancia crítica que ese proceso de examen y evaluación esté basado en un enfoque inclusivo y participatorio y que las propias personas de edad participen en el proceso.

Este Día Internacional de las Personas de Edad constituye una oportunidad para estimular entre todos los interesados la discusión sobre el progreso de la aplicación del Plan de Madrid, de conformidad con los objetivos de desarrollo del Milenio y en el contexto más amplio del programa de desarrollo de las Naciones Unidas. Pido a todos los Estados Miembros, las organizaciones no gubernamentales, el sistema de las Naciones Unidas, las personas de edad y sus organizaciones que aprovechen esta ocasión, hoy y durante los próximos meses. Juntos, adoptando un enfoque equilibrado de los problemas y las oportunidades del envejecimiento, podremos dar vida a nuestra visión común de una sociedad para todas las edades."

DescargarAnálisis de los instrumentos internacionales y nacionales de derechos humanos de las personas mayores ( Sandra Huenchuan - Alejandro Morlachetti) - Publicado en NOTAS DE POBLACIÓN N°81 •  Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) - División de Población de la CEPAL., 2006, pág.41.

 

Sentencias:

DescargarFallo de  la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Junín que confirmó al sentencia del Juez de primera instancia en la que se había rechazado el pedido de insania, o inhabilitación en subsidio, de una persona mayor - un hombre de 87 años

Fallo del Tribunal de Familia N°3 de Lomas de Zamora, en el que con fundamento en el derecho a la vivienda de las personas mayores, se ordenó el regreso de una mujer octogenaria a su hogar, del que había sido expulsada por su hija para internarla en un geriátrico contra su voluntad.

Fundamentos básicos: Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales Y Culturales (art.11) - Observación General N" 6 del Comité de Derechos Económicos. Sociales y Culturales (1995)  - arts.75 incs.22 y 23 de la Constitución Nacional, y 36 inc.6 de la Constitución de la provincia de Buenos AIres

 

 

| Más